Con el penalti atajado contra el Alavés, el esloveno sigue ganando adeptos y su leyenda como rojiblanco engrandece a medida que transcurren los días

Cuando se habla del Atlético Madrid tendemos a recurrir a futbolistas vistosos como pueden ser João Félix, Marcos Llorente o Luis Suárez. La labor de un guardameta aparentemente no está en el pedestal donde se encuentra la de los delanteros, y una noche aciaga te convierte en el foco de las críticas. 

Permanecer en la penumbra y estar en el ojo del huracán día sí y día también, nunca es sencillo para nadie y desgraciadamente, es una losa con la que deben convivir los guardametas. Pese a ello, siempre hay un selecto grupo que sobresale por encima de los demás. Que pese a que sufran como sus demás compañeros de profesión, brillan con luz propia. Uno de ellos se llama Jan Oblak.

Fuente: Mundo Deportivo

El lunes 22 de marzo, justamente se cumplieron seis años desde que el meta esloveno debutó con la casaca rojiblanca. Proveniente del Benfica con tan solo 6 dianas encajadas en 26 partidos, estaba destinado a ser el sustituto de Thibaut Courtois. El belga, que pasó por manos de Pablo Vercellone (entrenador de porteros del Atlético de Madrid), dejó el listón excesivamente alto. 

Vercellone guió a porteros como David De Gea y el mismo Courtois a la cima del fútbol mundial. Por ende, tenía el reto de hacer lo propio con el recién llegado Oblak. Y lo volvió a hacer, incluso sobrepasó todo tipo de expectativas.

Cuatro Zamoras, 205 goles encajados y 155 porterías a cero en 293 partidos. La historia se cuenta sola, pero Jan quiere engrandecerla. Llegó como un arquero notable y se retirará como uno con matrícula de honor. Lo que ha conseguido Oblak con el Atleti está a la altura de los elegidos, y su próxima víctima se llama Abel Resino. 

Fuente: Diario As

El ex futbolista español llegó a los quince encuentros sin recibir un tanto, hazaña que todavía perdura vigente. No obstante, Oblak sí que está cerca de destronarle en participaciones con el Atlético. En seis años es el segundo portero con más partidos jugados de la historia del club colchonero (293), y si disputa todos los enfrentamientos restantes, alcanzaría el récord de Resino (303), gesta que el español consiguió con tres años más en la entidad.

Abel se ha rendido en más de una ocasión al actual guardián de la portería rojiblanca, nombrándole como el portero ideal para el club. ¿Será Oblak el mejor portero de la historia del Atlético de Madrid?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here