El Milan ganó tres puntos a domicilio contra la Fiorentina, donde Ibrahimovic y Brahim fueron las figuras del equipo y sigue su carrera por Champions League

El pasado domingo, el Milan visitó a la Fiorentina en el Artemio Franchi, en donde el equipo rossonero necesitaba los tres puntos de este campo para continuar el objetivo de entrar a Champions League. El conjunto dirigido por Stefano Pioli, logró ganar en esta cancha, en un partido muy parejo que la Fiorentina no le puso nada fácil.

En el comienzo del primer tiempo, Ibrahimovic pondría el primer gol en el marcador, luego de un exquisito pase de Simon Kjaer y una definición perfecta por parte del delantero sueco. Después de ponerse adelante en el marcador, la Viola adelantó sus líneas, y tras de una falta infantil de Diogo Dalot, Erick Pulgar empataría el partido de tiro libre.

Inicia el segundo tiempo, y el Milan entró dormido a la cancha. La Fiorentina cada vez fue más superior al Milan y en una gran jugada de Vlahovic, logró asistir Franck Ribery para ponerse adelante en el marcador. El Milan se despertó con el gol, y rápidamente metió a la Fiorentina en su campo. Llegó un córner, que cobró Calhanoglu y tras un rebote en Kjaer, Brahim vuelve a empatar el partido.

A pesar del empate, los rossoneri no bajó los brazos y buscaron la victoria con el corazón y garra que demostraron en gran parte de la temporada. Cada vez el dominio del Milan se hizo mayor, y fue cuando Calhanoglu remontó el partido con un derechazo difícil para Terraciano.

Sin dudas, eran puntos que el Milan necesitaba sumar como visitante, sobre todo, para recobrar la confianza perdida en esta debacle de temporada. La importancia que tiene la saga central formada por Kjaer y Tomori no tiene precio. El regreso de Ibrahimovic y Bennacer es una gran noticia, pero sin dudas, se vio otro Milan en el segundo tiempo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here