El equipo austríaco dominó las dos sesiones de libres del viernes de la mano de Max Verstappen y los de Woking demostraron su gran mejoría

Verstappen quedó primero en las dos sesiones del viernes y demostró que Red Bull llega a esta temporada con ganas de dar un paso al frente por fin. Los Mercedes estuvieron apagados hoy en Bahréin. Veremos si arrastran problemas de verdad o tan solo se están reservando para atacar a la hora de la verdad. Sin embargo, tras hoy y los tres días de test, se puede entrever que la lucha por las victorias va a ser más igualada que el año pasado.

La otra gran sensación de los test ha sido McLaren. Norris se mantuvo en los primeros puestos durante todo el viernes y Ricciardo estuvo atrapado en la zona media en plena lucha por adaptarse a su nuevo coche. No ha sido el único, pues los pilotos que estrenan asiento en un nuevo equipo, en general, se han visto superados por un compañero que, evidentemente, está más habituado a ir a los mandos de ese monoplaza.

Por su parte, Ferrari parece que ha vuelto con el claro objetivo de ser tercero en constructores. El coche ha mejorado mucho respecto al del esperpéntico año 2020, año en el que completaron una de las peores temporadas de su historia. Leclerc acabó quinto los libres 1 y Carlos Sainz finalizó cuarto en la segunda sesión por delante, incluso, de Valtteri Bottas. Además, el español marcó el récord del primer sector en la FP2. Ferrari siempre vuelve.

Todo apunta a que la zona media volverá a estar al rojo vivo. En los libres 2, los quince primeros estaban en un segundo de diferencia. Los más decepcionantes han sido Alpine y Aston Martin. Sobre todo los primeros. Alonso y Ocon no pudieron colarse entre los tres primeros en ninguna de las dos sesiones. Por su parte, Aston Martin también sufrió para meter a un coche en el top 10, pero finalmente Stroll fue capaz de hacer el octavo tiempo en la segunda sesión. Veremos si estos dos equipos pueden darle la vuelta a la situación en la sesión de clasificación para añadirle más picante a la lucha por ser los mejores de la zona media.

Si nos vamos a la zona trasera de la parrilla, vemos que Haas parece que ha sucumbido ante Williams. El equipo norteamericano ha sido inferior a los de Grove durante todo el viernes. El matrimonio entre Williams y Mercedes parece que sigue creciendo. El susto del día lo ha protagonizado Kimi Raikkonen, que se dejó el alerón delantero en uno de los muros del circuito de Bahréin. El sector que más se les complicó a los pilotos fue el segundo. Norris, Mazepin y Bottas sufrieron trompos en ese tramo del trazado.

Es muy pronto aún para sacar conclusiones certeras. El sábado se despejarán todas las dudas en cuanto a rendimientos y veremos si estos libres han reflejado al menos una décima parte de la realidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here