Murillo, central del RC Celta de Vigo, es un pilar fundamental en el esquema del «Chacho» Coudet, pues ha jugado prácticamente todos los partidos

El Celta de Vigo ha experimentado un resurgir desde la llegada de Coudet al banquillo de Balaídos, y esto no podría entenderse sin el buen rendimiento defensivo de Murillo. El central colombiano cedido por la Sampdoria ha dado un paso adelante y se ha convertido en el líder de la defensa del conjunto gallego. 27 partidos esta temporadas y 2379 minutos confirman que Murillo se ha asentado como el hombre importante del técnico argentino en la defensa del Celta.

Además, junto a Araújo y Renato Tapia, son los encargados de cerrar el juego rival que llega por el centro, trasladándose así el peligro a los extremos rivales. Su labor, igual que la de Araújo y Tapia, es muy complicada, pues son los encargados de sostener un centro del campo poblado por talento ofensivo, en el que el único jugador de corte defensivo es el peruano ex del Feyenoord. Esto, a priori, podría resultar en un equipo que concede mucho atrás y con problemas para no encajar goles en cada partido. Y nada más lejos de la realidad, pues el Celta encaja muchos goles, pero esto se suple con ese potencial ofensivo que tienen.

¿Cómo juega Murillo?

Su 1,84m le hacen un jugador que cuenta con las virtudes de ser rápido al corte, y un jugador muy poderoso en el juego aéreo. Es, además, un jugador muy corpulento y físicamente es superior a la gran mayoría de delanteros de LaLiga. Sin embargo, si hay algo que se juega en su contra son los despiste en la colocación y su salida de pelota, la cual es muy mejorable. Todo esto, sumado a su experiencia en LaLiga Santander, llevaron al Celta a pedir su cesión, que expira a final de temporada.

No está claro qué sucederá con Jeison a final de temporada, pero lo que está claro es que el colombiano se quiere quedar en Vigo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here