El Wolverhampton está realizando una temporada bastante mala y muy lejos de las expectativas de principio de temporada

Está siendo un año para olvidar en la ciudad de Wolverhampton. Han cambiado mucho las cosas desde el último partido en el que la afición de los lobos pudo acceder al Molineux Stadium. En marzo de 2020, cuando el mundo entero se paralizó a causa de la COVID-19, el Wolverhampton jugó su último encuentro con público en el Molineux. Fue ante el Brighton y hasta 31.490 aficionados vieron ese último partido. El resultado fue de empate a 0.

Tras dicho encuentro, el fútbol se paró y el regreso en junio no fue tan negativo. Una derrota ante el Chelsea en la última jornada privó al equipo de Nuno de viajar al viejo continente. Sin embargo y como estaba claro, el objetivo para la nueva campaña sería lograr una plaza en competiciones europeas. Todo parecía ir medianamente bien, pero la baja de Raúl Jiménez condicionó la temporada de los lobos.

En estos momentos y antes de comenzar la jornada 30 de la Premier League, los Wolves ocupan la decimotercera posición con 35 puntos en su casillero. Podríamos decir que el equipo está en tierra de nadie, pues no optará ni a las plazas europeas ni al descenso de categoría. Esto no es demasiado positivo, pero tampoco es lo más negativo para un equipo que no compite contra la mayoría de conjuntos de la Premier League.

¿Culpables?

Ante esta situación no hay unos culpables demasiados claros. Aunque tanto la prensa inglesa como la mayoría de aficionados apuntan a la dirección deportiva. Se vendieron a varios jugadores como Diogo Jota y los refuerzos no mejoraron para nada al portugués. Llegó Fábio Silva por 40 millones de euros y Semedo por 30, pero ninguno de ellos está dando el nivel esperado.

Imagen
Semedo disparando en el partido ante el Liverpool. | Fuente: Wolverhampton

Otro de los posibles culpables es el actual técnico de los Wolves, Nuno. Como bien planteamos en otro artículo, la directiva se estaría planteando un cese del técnico que les devolvió a la Premier League. Esto es algo totalmente posible, pues el equipo no está cumpliendo con las expectativas. Habrá que ver la decisión final del presidente del Wolverhampton Wanderers, Steve Morgan.

La lesión de Raúl Jiménez

Pese a los posibles culpables de la mala temporada de los Wolves, un motivo bastante claro fue la lesión del killer mexicano, Raúl Jiménez. Desde noviembre Nuno no ha podido contar con él. Y es que tras un fuerte choque con David Luiz, Raúl tuvo que ser llevado al hospital. Todo pasó muy rápido, pero la afectación para el equipo ha sido tremenda.

Raúl Jiménez era la mayor parte de los goles del Wolverhampton. Se podría decir que era el hombre gol del Molineux Stadium. Desde su lesión, los goles y el juego del equipo han decaído hasta la situación actual. Ni Adama, ni Podence ni Fabio Silva han sido capaces de sustituir al mexicano y, de hecho, el rendimiento de todos ellos ha disminuido de una forma brutal.

¿Y ahora qué?

El Wolverhampton no optará a nada en esta campaña 2020 – 21. Salvo sorpresa mayúscula, el equipo del Molineux Stadium se quedará en mitad de tabla durante lo que resta de temporada. El equipo no da para llegar a la UEFA Europa League (objetivo inicial) pero tampoco es tan pésimo como para luchar por el descenso. Tocará reflexionar mucho desde la directiva del equipo inglés y tomar decisiones a final de temporada. ¿Destitución de Nuno? ¿Cambio de rumbo al proyecto? Habrá que estar pendientes de las decisiones que se tomen, pero tiene pinta de que serán drásticas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here