Tras la lesión y la sequía de minutos, Ibai vuelve a sentir el verde en sus botas

La situación de Ibai Gómez en el Athletic es muy singular. Resulta incomprensible que un jugador de su talla, que en teoría salió del Alavés para ser titular, se encuentre en esta tesitura. Sin minutos, sin oportunidades y buscando una salida por el club.

Esta temporada, con Garitano en el banquillo, Ibai se fracturó la clavícula y estuvo tres meses de baja, llegándose a perder 9 encuentros. A raíz de esto y con la incorporación de un Álex Berenguer desatado, el extremo bilbaíno ha reducido significativamente sus prestaciones con el equipo, hasta verse reducidas a nada. No disputó ni un solo minuto con Garitano esta campaña, con quien no ha parecido congeniar.

Sin embargo, con Marcelino tampoco ha sido mucho mejor. Cero minutos en Supercopa, cero en Copa y tan solo 99’ en Liga. Debutó esta temporada en la jornada 23, ante el Cádiz y con un marcador favorable de 0-4, la segunda gran goleada de la era Marcelino. Sus primeros 11 minutos dejaron mucho que desear, aunque resulta evidente, ante la sequía de minutos. Denotó un mal estado físico y se le veía muy perdido por el campo.

Fuente: Athletic Club

Los primeros partidos se le percibía muy fuera de forma y con pocas esperanzas en la entidad rojiblanca, ya que participaba muy poco en la creación de juego rojiblanca. Aun así, conocemos de sobra a nuestro katxorro para saber que su dedicación y compromiso son innegociables. Con trabajo, constancia y oportunidades, puede volver a ser lo que fue.

¿Marcelino cuenta con él?

No sabemos cómo estará entrenando, pero sus actuaciones años atrás auguraban que sería un pilar fundamental en el equipo. Sin embargo, está sin hueco. De hecho, se le intentó buscar salida en el mercado invernal, pero no se llegó a ejecutar el traspaso. Sucede algo parecido con Iñigo Vicente, que a pesar de poseer grandes cualidades, no dispone de minutos.

A pesar de eso, Ibai está focalizado en recuperar su nivel. Con 31 años no puede permitirse decir adiós a su carrera, está dispuesto a lo que sea para seguir en el club de su vida. Con su entrenamiento y dieta, que muchas veces expone en redes sociales, demuestra que rendirse no es una opción y que volverá a ser el de antes.

Ya recuperado de su lesión, solo queda centrarse en recuperar el nivel físico y técnico que atesoraba, sobre todo en su etapa babazorra. Una gran habilidad a la hora de centrar (incluso de exterior) y filtrar balones al hueco, entendiendo a la perfección lo que el partido requería en cada momento. Era clave en el desarrollo del encuentro, hasta tal punto que el juego del Glorioso pasaba por él.

Fuente: Athletic Club

Poco a poco comienza a tener rodaje con el Athletic, apareciendo desde el banquillo y una vez como titular. De los últimos 7 partidos, ha jugado en 4, frente a Cádiz, Granada (como titular), Celta y Eibar. Poco a poco, da la sensación de que empezará a entrar en las rotaciones. Además, se le observa ilusionado con su retorno, por lo que trabajará duramente para volver al máximo.

Ahora necesita ganarse un sitio con el técnico asturiano, que no se casa con nadie. Marcelino hace jugar a quien realmente lo merece, teniendo en cuenta el momento actual de forma y sin mirar atrás. Esto es clave para Ibai, que puede recuperar el rol que tenía antes, como ha sucedido con Óscar de Marcos.

Desde luego que con todos los inconvenientes, va a ser una tarea complicada recuperar al mejor Ibai Gómez, pero con Marcelino todo es posible. Ya lo ha hecho con jugadores que no estaban rindiendo correctamente, como Raúl García o Dani García, así que ahora toca con el bilbaíno. Lleva un 4% de los minutos, situación aparatosa, aunque también reversible.

Dándole minutos, cualquier jugador que de pequeño soñaba con jugar en el Athletic lo daría todo por el escudo, e Ibai es uno de ellos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here