El base norteamericano está manteniendo a flote a unos irregulares Warriors que siguen sin encontrarse con su mejor versión

Curry activó el modo MVP a principios de temporada y solo las lesiones le han podido frenar. Con la muy sensible baja de Klay Thompson para toda la temporada, los Warriors construyeron un equipo entorno al MVP únanime. Oubre, Wiggins, Draymond Green y Wiseman parecían complementos suficientes para que los Warriors se mantuviesen muy arriba, pero la falta de profundidad en el equipo ha pesado mucho.

Los Livingston e Iguodala de otros años se han convertido en Lee o Wannamaker, que no han dado el nivel. Además, Eric Paschall no se ha reencontrado con su versión del año pasado y Mulder ha rendido por debajo de las expectativas. Con pocos hombres de confianza para Kerr, un diamante en bruto ha resurgido en la bahía: Jordan Poole.

Apodado como ‘Baby Klay’, el joven escolta americano esta cuajando unos partidos sublimes partiendo desde la segunda unidad en su segunda temporada en la élite. Además, acompañado del rookie Nico Mannion ha conseguido despertar interés en los fans de Golden State, y también esperanza.

Kevon Looney y Bazemore han sido bastante regulares, pero Draymond Green sigue con sus locuras. Ha tenido grandes noches; pero su irregularidad y su baja anotación pesan mucho en un contrato tan alto. Además, la incosistencia de Kelly Oubre JR. durante toda la temporada le ha mantenido en la rampa de salida hasta el último minuto del mercado de fichajes.

Para finalizar con el roster, Andrew Wiggins está firmando su mejor temporada como jugador de la NBA, anotando con altos porcentajes y defendiendo de manera espectacular.

Líder y leyenda

Pero como era de prever, el único y absoluto líder de esta plantilla ha sido Stephen Curry. En el club del 40-50-90 y anotando casi 30 puntos por noche, Steph ha comandado al equipo de la bahía a los puestos de Play-In sin su escudero Klay Thompson.

Fuente: MVS Noticias

Sus tiros imposibles, sus momentos clutch, sus salvajadas con partidos de 57 y 62 puntos y su carisma hacen que los Warriors sigan siendo un equipo atractivo y divertido. Es verdad que está demasiado solo, y que cuando Steph falta el equipo se desmorona.

Pero lleva toda la temporada haciendo un llamamiento a la esperanza, prometiendo que llevará al equipo lo más lejos posible y que con el retorno de su «hermano Klay», los Warriors volverán a dominar en la NBA. Los fans de Warriors solo se pueden agarrar a la historia y a los brazos de uno de los mejores bases de la historia. El jugador que cambio por completo el baloncesto. Stephen Curry.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here