El equipo de Zidane vive su mejor momento de la temporada y aspira a revalidar el título de Liga y lograr la decimocuarta Copa de Europa

Seguramente, a principio de temporada, resultaba impensable que el Real Madrid peleara por dos títulos. La plantilla, muy semejante a la del curso pasado, sí podría considerarse un aspirante a ganar la Liga, pero se quedaba lejos de otros planteles en lo que al panorama europeo se refiere. Sin embargo, el Madrid está aquí, y si algo enseña el fútbol es que a este equipo nunca hay que darle por muerto.

Nacho celebra la victoria ante el Barcelona. Fuente: Twitter Nacho Fernández

Los de Chamartín están segundos en Liga a un solo punto de sus vecinos del Manzanares, algo inimaginable hace 10 jornadas cuando los de Simeone aventajaban en diez unidades a los blancos con un partido menos por disputar. Por otro lado, en la Champions, solo les quedan cuatro hipotéticos partidos para lograr sumar su título número 14.

La ventaja de saber competir

Si bien el Madrid alterna momentos de mejor y peor juego, la forma de competir de los de Zidane es envidiable. Probablemente, el Madrid sea el equipo de toda Europa que mejor sabe manejar esos partidos donde uno se juega todo. Así lo lleva demostrando todo el año. Ante los rivales punteros del fútbol español, el conjunto blanco ha sacado la mayoría de los puntos a disputar. Ante el Barcelona, seis de seis, y frente al Atlético de Madrid, cuatro de la media docena posible.

Modric marca el 1-3 en el Clásico de ida. Fuente: Twitter Real Madrid

Lo mismo sucede en Europa. Pese a obtener malos resultados ante el Shaktar Donetsk, el trece veces campeón demostró su valía con dos victorias de mérito ante el Inter de Antonio Conte, así como una gran actuación en la última jornada de la fase de grupos ante el Gladbach. En las rondas finales, el Madrid sigue intratable. Frente al Atalanta, una tímida ida dio paso a una espectacular vuelta donde Benzema, Ramos y Asensio certificaron el pase a cuartos. Allí, el Liverpool de Klopp se ha enterado de qué va la historia: un contundente 3-1 donde el resultado pudo ser mayor.

Sin duda, la experiencia de la columna vertebral blanca (Benzema, Modric, Kroos…) sumado a las ganas de demostrar su talento ante los ojos del mundo entero de futbolistas como Mendy o Vinícius han puesto en evidencia que el Real Madrid tiene en su labor competitiva su gran aval.

La forma física, el único pero

No hay que olvidar que, por muy bien que esté el Madrid, Zidane dejó entrever los problemas. El entrenador galo aseguró que el equipo “está al límite”, mostrando que la plantilla se está dejando la piel en estos últimos encuentros y que necesitará administrar bien los minutos de cara a los choques finales.

“El equipo está al límite físicamente, no sé cómo vamos a acabar la temporada”

Zinedine Zidane

Esta frase del míster blanco se pudo apreciar el pasado sábado. El ejemplo más claro es Vinícius. El brasileño, que venía de jugar 80 minutos ante el Liverpool, mostró claros signos de agotamiento en el segundo tiempo del Clásico. Tras varias acciones donde puso al límite su velocidad frente a Mingueza, el ex del Flamengo tuvo que ser dejar su sitio a su compatriota Marcelo.

Vinícius se marcha en velocidad de Mingueza. Fuente: Twitter Real Madrid

Por ello, es importante que diversos futbolistas se unan a la causa. Integrantes de la plantilla como Odriozola, Mariano o Isco fueron introducidos de forma sorpresiva en el verde ante el Barcelona para dar un soplo de aire fresco al equipo. A éstos, hay que sumarles jugadores que deben volver de lesión, como son Carvajal, Ramos o Hazard. Con todo, el Madrid debe sumar efectivos que le permitan disputar tres encuentros en un margen de siete días de aquí a final de temporada.

La 2016–2017 como referente

Zidane y sus hombres ya saben lo que es vivir esta situación. Hace cuatro años, los madrileños experimentaron una travesía similar a la actual, luchando por Liga y Champions hasta, finalmente, alzar ambos trofeos.

Bien es cierto que la plantilla era otra. Aquella temporada, el Real Madrid contaba con la famosa “Unidad B” que fue decisiva para la consecución del campeonato doméstico. Jugadores como Bale, Asensio o James eran suplentes de un conjunto donde no había tanta diferencia de nivel entre titulares y reservas como si puede haberla en la presente campaña.

El Real Madrid levanta la Champions en la temporada 2016 – 2017. Fuente: Instagram Real Madrid

No obstante, la mayoría de los componentes de aquel Madrid siguen hoy en día en el club y eso es un tanto a favor para afrontar la recta final del curso. El Real Madrid sabe lo que hay. Cuenta con un sistema definido y con un entrenador que, a pesar de las críticas, conoce a la perfección las fortalezas de un equipo que se encuentra a doce partidos de, una vez más, ser leyenda.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here