El 11 de diciembre del 2000 la selección española conquistó el Palau Sant Jordi logrando su primera Copa Davis con un revés de Ferrero que cambió la historia

La historia del tenis español se escribía en las catacumbas de las pistas de la Davis. Tan solo unas tímidas llamadas a la puerta del cielo en 1967 despertaron interés a San Pedro por la magia de Manolo Santana, Manuel Orantes y José Luis Arilla, que cayeron contra Australia en la final.

Pasados 33 años de aquella epopeya, un nuevo grupo de jinetes comenzó a subir los anillos del infierno para llegar finalmente hasta el Olimpo. Vengando a aquellos que marcaron la senda a seguir y que grabaron el nombre de la «Armada» en la ensaladera de la Davis.

Equipo español de la Copa Davis con Rafa Nadal de abanderado | Fuente: Sport

Ahora bien, toda historia tiene un comienzo y unos protagonistas, por lo que imprescindible conocer a aquellos que lucharon a capa y espada en un torneo que se jugó en casa. Capitaneados por Javier Duarte llegaron Costa, Corretja, Ferrero y Balcells. Además en la foto ya aparecía por primera vez Rafael Nadal. Un joven de 16 años que fue escogido por sus buenos resultados para portar la bandera en la final. Un mallorquín que sin saberlo llegaría a ser el abanderado de España en unos Juegos Olímpicos.

La gesta de estos jinetes de la tierra batida comenzó en octavos, donde derrotaron a Italia en el Murcia Club Tenis (4-1). A continuación llegó Rusia y el resultado contra Italia se repitió en el Calderón Sports de Málaga (4-1). Y finalmente en semis llegaba la primera gesta de la armada española contra Estados Unidos. La Real Sociedad de Tenis de la Magdalena vivió un hito histórico con la victoria española por 5-0 contra uno de los equipos que dominaba la competición.

Balcells y Corretja celebran un punto frente a todo el Palau | Fuente: RTVE

Superados grandes retos durante toda la travesía por los infiernos la armada se encontraba de nuevo en la puerta de los cielos. Allí esperaba Australia en la final, en Sant Jordi y con 14.000 gargantas que vibraron con cada punto de los cuatro representantes españoles.

La ansiada final de la Davis en Sant Jordi

Albert Costa abrió la veda frente a Hewitt, quien al año siguiente sería número uno del mundo, y cayó en cinco sets muy duros que terminó cediendo pese a tener dos balas para matar el partido (6-3, 1-6, 6-2, 4-6, 4-6). A continuación Ferrero se encontraba contra Rafter, que no pudo terminar el partido y España empató la final (1-1).

Segundo partido de la final de la Copa Davis | Fuente: AS

Lo siguiente fue el partido de dobles de Balcells y Corretja contra Sandon Stolle y Mark Woodforde. Un partido que dominaron los españoles sin perder ningún saque (6-4, 6-4, 6-4) y que ponía por delante a la armada en la final (2-1).

Por último Ferrero se plantó en el partido decisivo ante Hewitt. Dos jugadores que marcaron una época se enfrentaban para que la línea del tiempo no sobrepasase los límites de la historia. Para que Australia sumase una ensaladera más a una vitrina que rebosaba tenis a raudales, y para que España no cruzase la puerta del Olimpo de la Davis.

El Palau Sant Jordi estaba repleto y guio a Ferrero durante todo el encuentro. Un encuentro que tuvo mucha tensión ya que Hewitt incluso destrozó una raqueta en la tierra batida, pero que el valenciano dominó en todo momento. Fue tal el dominio del español que en cuatro sets, y con un precioso pasante revés paralelo a dos manos, coronó a España (6-2, 7-6, 4-6, 6-4).

De esta manera el equipo español robó las llaves a San Pedro y entró por la fuerza al Olimpo de la Copa Davis, una copa que dominó durante varios años con la llegada de un joven Rafa Nadal que llegó para reescribir la historia del tenis español.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here