Tras una primera fase que dejó que desear, el conjunto catalán peleará por una plaza en la futura Primera RFEF

En un año atípico marcado por la COVID-19 y una reestructuración de la categoría sin precedentes, las cosas no han ido como uno esperaba para los aficionados azulones. Su equipo, el cual se marcó a principio de temporada la ambiciosa meta de quedar entre los tres primeros, no ha logrado su propósito y, por ende, ya solo podrá luchar por su presencia en la nueva categoría de bronce del fútbol español.

El Lleida Esportiu ha acabado séptimo en el Subgrupo A del Grupo III de Segunda División B, con la cifra de 27 puntos en su casillero y acariciando la zona de descenso a Tercera RFEF. Pese a ello, la tabla no es un fiel reflejo de la realidad; pues realmente se ha quedado a los mismo puntos del ascenso a Primera RFEF (y en consecuencia la posibilidad de subir a LaLiga SmartBank) que del área de castigo. 4 puntos han sido la brecha entre la gloria y la hecatombe, haciendo gala así de que la igualdad y la locura han sido el factor predominante en este formato de transición hacia una nueva organización del fútbol semiprofesional.

Joan López efectuando un disparo ante el RCD Espanyol «B». Fuente: @Lleida_Esportiu

La verdad es que, a lo largo de las veinte jornadas, el Lleida nunca ha conseguido ofrecer un rendimiento regular, y sin un elemento tan fundamental como este es muy complicado asentarse entre la aristocracia de una liga. Prueba de ello es que el cuadro del Segrià no ha cosechado más de dos victorias seguidas en toda la primera fase. Parecía que con el triunfo en el Nou Municipal de Cornellà todavía existía la posibilidad del playoff, pero los resultados tras este choque no dejaron otra opción que borrar esta idea de la mente.

El último tren de la estación

Aunque hasta ahora no se han alcanzado los propósitos establecidos, los pupilos de «Molo» aún pueden desempeñar un buen papel en la temporada 20/21. La difícil —pero a la vez factible— opción de ascenso a la Primera RFEF es a lo que tienen que agarrarse la entidad ilerdense. Su veteranía en la categoría y el hecho de disponer de buenos jugadores en sus filas son motivos suficientes para pelear por esa anhelada vacante. Por lo tanto, el objetivo en esta segunda fase es claro: quedar entre los dos primeros del Grupo III.

En los primeros encuentros, los «Blaus de la Terra Ferma» han obtenido un positivo balance de 4/6 puntos. En el primer duelo, gracias a un buen segundo tiempo, ganaron por la mínima a un Hércules CF huérfano de gol. Después, en el segundo, disputado hoy a las 12:00h en el Camp d’Esports, el marcador final ha sido un 0-0 ante el Atlético Levante. Tras el choque, el técnico andaluz daba por bueno el punto obtenido. «Molo» decía en rueda de prensa que «el equipo se ha mostrado sólido y se ha levantado frente a las adversidades pese a tener 3 bajas importantes».

Los jugadores del Lleida Esportiu celebrando el gol de la victoria ante el Hércules CF. Fuente: @Lleida_Esportiu

Así pues, de momento y hasta que no jueguen el resto de clubes los partidos que tiene pendientes, el cuadro catalán permanecerá segundo en el ranking clasificatorio. Su próxima cita liguera será el domingo 25 de abril ante el CF La Nucía, un encuentro vital en el que la expedición azulona se desplazará hasta tierras alicantinas. Veremos que sucede en ese partido y veremos que sucede con un Lleida Esportiu que, como no puede ser de otra forma, sueña con la Primera RFEF.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here