Tras las últimas buenas actuaciones del jugador francés, su posibilidad de salir en este mercado de verano se ha vuelto reanimar

Las últimas noticias apuntan a que el Futbol Club Barcelona estaría intentando negociar la renovación con el jugador. Esta voluntad viene impulsada por el buen hacer del delantero y por su temporalidad de contrato (válido hasta junio del 2022).

A priori la posición del jugador es la de no renovar y, en post a ello, el club catalán ya ha tasado el jugador en unos 50 millones de euros. El club más destacado respecto a su adquisición es la Juventus de Turín, buscando adquirir el jugador a coste cero.

Ante este panorama, me gustaría analizar si Ousmane Dembélé debería ser vendido o, por lo contrario, seguir en el club azulgrana.

Juventud y buen hacer

El extremo francés fichado del Borussia Dortmund hace ya 4 años, está mostrando actualmente su mejor nivel desde que aterrizó a la ciudad condal. Su gran verticalidad y descaro para encarar le han servido para ser una pieza inamovible del esquema de Ronald Koeman. Y es que no son solo sensaciones, sus números, con 5 dianas y 2 asistencias en liga, también son superiores respecto a campañas pasadas.

Esta casuística se debe a la regularidad en el juego que está teniendo, esquivando los fantasmas de las lesiones. Por otra parte, a su buen juego en los terrenos de juego hay que sumarle su gran juventud, teniendo tan solo 23 años. Es cierto que, a Ousmane Dembélé necesita aún contemporizar en los partidos, sin precipitarse en su insistencia en el regate, pero su temprana edad es un factor que le ayuda de enorme modo. Demuestra calidad y, siendo joven y con la continuidad de la que está gozando, solo puede seguir progresando.

Verticalidad, desborde y versatilidad

Al igual que el propio Dembélé, querría mostrar insistencia en estos tres factores. Recalcando lo que he mencionado anteriormente, es un jugador muy veloz, incansable en el regate y en carrera. El hecho de que sea ambidiestro le facilita generar un notable desconcierto sobre sus rivales en el momento de encarar. Por otra parte, esta gran habilidad para jugar con las dos piernas le facilita rotar su posición dentro de un mismo o varios esquemas.

Dicho lo cual, tocaría hacerse esta pregunta: ¿Qué otro jugador (excluyendo a Messi) te da ese regate y verticalidad? La respuesta es rápida y sencilla: nadie en la actual plantilla del Barça.

A nivel económico sí, a nivel deportivo no

Que el club catalán no está pasando por su mejor momento, al igual que el resto de clubes, es un hecho. Delante a este estado, puede ser una suposición bastante obvia que, los rumores que giran en torno a la salida de Dembélé apunten a esa dirección, para «hacer caja». A nivel económico la vería una operación lógica, no solo por los 50 millones que ingresaría el club, sino por la elevada ficha del jugador francés, la cual estaría rondando unos 12 millones de euros al año.

En contraparte y, alejándonos de números, me gustaría dar una visión meramente deportiva. Respecto a este ámbito me parecería una barbaridad vender al jugador. Primero por su estado de forma actual y, segundo por ser una jugador diferencial del resto de la plantilla. A nivel global de la plantilla, esta temporada se está formando un proyecto con jóvenes, con mucha proyección. Partiendo de una temporada que se esperaba de «transición» con un plantilla repleta de jugadores jóvenes, se ha conseguido ya una copa del Rey y estar luchando por el campeonato de liga.

Con el aliciente de que este plantilla que está generando tantas expectativas me parecería una calamidad vender a Ousmane Dembélé.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here