El centrocampista albanés llegó durante el verano de 2020 al RCDE Stadium y está siendo una pieza clave en el esquema de Vicente Moreno

La campaña del Espanyol está siendo muy positiva para los intereses blanquiazules. Sin ir más lejos, el ascenso del conjunto perico hacia LaLiga Santander de forma matemática se podría confirmar esta próxima semana. Los pericos ya cuentan con 77 puntos en su casillero y, al término de la jornada 37 en LaLiga Smartbank, ocupan la primera posición. Están a 6 puntos del segundo clasificado, el Mallorca, y a 14 del tercero, el Almería.

Todo esto genera un contexto en el que los pericos pueden ser felices. Están a punto de ascender a Primera División. Si el Espanyol no pierde en su próximo partido -sábado a las 18:15h en La Romareda ante el Zaragoza-, será matemáticamente equipo de LaLiga Santander. Será un premio a la gran temporada del conjunto perico en su travesía por el desierto de Segunda División. El premio del ascenso se conseguirá gracias a todos y cada uno de los integrantes de la plantilla, pero hay algunos más claves que otros.

Keidi Bare disparando durante el partido ante el Málaga. | Fuente: Carlos Mira – RCD Espanyol

Una de esas piezas que se han convertido en fundamentales durante la campaña ha sido Keidi Bare. El centrocampista albanés ha disputado 24 encuentros en LaLiga Smartbank durante lo que ha pasado de temporada 2020 – 21. No ha destacado -como es obvio- por sus goles o asistencias (lleva 1 pase de gol), pero su trabajo ha sido esplendido. Actúa como pivote defensivo y ha realizado todo a la perfección. Es la escoba del centro del campo perico, cortando todos los balones que pasan por allí.

Pero el trabajo de Keidi Bare no se queda ahí. Sin ir más lejos, en el enfrentamiento ante el Málaga se vio un Keidi algo más ofensivo. El jugador albanés se incorporó en varias ocasiones al ataque y salía con el balón de una forma muy explosiva, haciendo que los rivales no fueran capaces de arrebatarle el cuero. Gozó de algún disparo, pero salieron desviados y no fue capaz de anotar su primer gol con la camiseta perica.

Darder, la pareja de baile perfecta

La campaña pasada Darder no fue el de siempre. No fue el mago de Artá que era conocido por el mítico «Darderismo». Sin embargo, en esta campaña 2020 – 21 estamos viendo una versión revitalizada del jugador mallorquín. Su rendimiento está siendo espectacular, pero parte de la culpa la tiene su pareja de baile en el centro del campo, Keidi Bare.

Sergi Darder durante el partido ante el Málaga. | Fuente: Carlos Mira – RCD Espanyol

El albanés hace la tarea más «sucia», recupera balones, aporta oxígeno al centro del campo y pelea, lucha todos los esféricos. Esto ha generado que Sergi Darder quede más liberado, pudiendo generar peligro con sus pases filtrados o con alguno de los distintos recursos que tiene el de Artá. Ese doble pivote está dando muchas cosas al Espanyol 2020 – 21 y, si nada cambia, en Primera División aún podremos gozar de esta pareja albano-mallorquina.

Keidi es puro pulmón y garra en el centro del campo para este Espanyol. Su llegada supuso un soplo de aire fresco para un equipo que no tenía un pivote con esas cualidades. Rufete acertó con su incorporación desde el Málaga pagando su traspaso y lo más probable es que le sigamos viendo con la blanquiazul, pero esta vez donde el equipo perico merece estar: LaLiga Santander.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here