El brasileño lleva ya un tiempo siendo un pilar fundamental para el club. Sin embargo, esta temporada, además de seguir realizando su labor de pivote, estamos viendo al Casemiro más goleador

El gol ante Osasuna ha convertido al brasileño en el segundo máximo goleador del equipo en Liga (6 goles), superando así a jugadores como Asensio (4 goles), Vinicius (3 goles) o Hazard (2 goles). Solo por detrás de Karim Benzema que con 21 tantos pelea por hacerse con el pichichi de la presente temporada.

Imagen
Fuente: Twitter oficial de Casemiro @casemiro

Con partidos como el del sábado queda de sobra demostrada la capacidad que tiene el centrocampista para llegar al área. Ante esta nueva posición, más liberado en el centro del campo y sin incrustarse en los centrales para sacar el balón. Se ha convertido en una tónica general ver a Casemiro ofrecerse en la frontal cuando el partido necesita de alguien que lo desatasque. El brasileño se atreve a pasar, asistir y chutar. Eso sí, sin olvidarse del mono de trabajo para ir al suelo cuando es necesario.

El centrocampista libre de esta responsabilidad defensiva, se ha convertido a un jugador parecido al de sus orígenes en Brasil. Siempre se ha hablado de la posible búsqueda de un jugador con las mismas características que Casemiro para darle descanso y quizás con la irrupción de Antonio Blanco y la posible llegada de David Alaba ha llegado ese momento. Sin embargo, pese a la alineación del canterano, Zidane confía tanto en el brasileño que decide juntar a los dos, con la sorpresa de haber desenterrado del pasado una nueva faceta del pivote paulista.

Imagen
Fuente: Twitter oficial de Casemiro @casemiro

El Casemiro de São Paulo

El jugador que no tuvo una infancia fácil, ya apuntaba maneras en las categorías inferiores del club y era observado muy de cerca por distintos ojeadores europeos. Casiraghi, histórico ojeador del Inter, le alagaba con las siguientes palabras «Era el dueño del centro del campo y eso que empezó como exterior. Era impresionante desde el punto de vista físico pero, además, tenia la técnica de los brasileños«

Casemiro que empezó a deslumbrar en aquel mundial sub 20 en el que compartía vestuario con nombres tan ilustres como Neymar o Lucas Moura. Se definía a sí mismo como un jugador polivalente. «Hoy en día un futbolista tiene que saber adaptarse y desempeñarse en al menos dos o tres posiciones», pero sin embargo, la posición en la que él se sentía más cómodo es la que ocupaba en sus últimos años en São Paulo y que volvió a relucir en el partido ante el Osasuna.

«Yo prefiero hacer de segundo centrocampista, para poder tener algo más de libertad en ataque pero también puedo jugar delante de la defensa. Es muy importante saber marcar al hombre y saber pasar la pelota. Son dos aspectos fundamentales» expresaría un joven Casemiro que desempeñaría ese Mundial como central. Su gran actuación le valió para fichar por el Castilla y tras una cesión en Oporto y una vuelta al primer equipo del Real Madrid, el jugador se ha convertido en parte de la historia de la entidad blanca.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here