Un granizado Etihad albergó la primera clasificación del Manchester City a una final de UEFA Champions League

El City no se arrugó y pisó su feudo como si el resultado favorable de la ida no se hubiese producido. Aquí desglosamos los factores principales del enfrentamiento.

Una pizca de fortuna

Si de algo carecía el conjunto citizen las pasadas ediciones era de suerte. A los mancunianos, por x o por y no les sonreía el marcador. Sin embargo, el encuentro de ayer metamorfoseó esta maldición. La masacre parisina no fue plasmada en el electrónico y el City aprovechó un contragolpe para que Mahrez rubricara el sendero a la gloria. 

Excelente posicionamiento del PSG

El bloque que alineó Pochettino supo contrarrestar las internadas de los laterales de Pep, incluso taponó la circulación en el centro del campo. Durante la primera mitad, los locales solamente ocasionaron peligro con disparos en el balcón del área. Lastimosamente, cuando los visitantes estaban amedrentándoles, un lance a la espalda de los franceses supuso la desigualdad en el luminoso. 

Un Neymar desactivado

Dejaron fuera de la ecuación al brasileño, sin permitirle orientarse hacia adelante. Walker y Bernardo Silva obstaculizaron la elaboración de juego del paulista. La samba de la ida sirvió de aprendizaje.

Pese a ello, Ney intentó acortar distancias de tiro libre en los últimos compases del encuentro, pero ni siquiera fue a portería. 22 balones perdidos. Individualista y con desconfianza en sus compañeros. Echó en falta a un socio como Kylian Mbappé, que no pisó el rectángulo de juego debido a sus molestias físicas. Noche aciaga del de Mogi das Cruzes. 

Fuente: Twitter de la Liga de Campeones

Foden y Gündogan estelares

A diferencia de Neymar, el británico trazó diagonales para desdibujar la medular rouge et bleu. Demostró su repertorio técnico y bajó al barro a contribuir en tareas defensivas. Gündogan, por su parte, estuvo omnipresente por todas las zonas del verde. Temporada de ensueño la del alemán.

Presión asfixiante y resistencia ante las oleadas parisinas

Los locales impartieron un ritmo intenso en la presión, sobre todo en los primeros 45’. Dificultaron en varias ocasiones la circulación y salida de balón del París, en parte gracias al sofoco al que le sometieron. Los galos dispararon cero veces entre los tres palos tras catorce disparos, y gran parte de la culpa fue de Ruben Dias, que terminó la eliminatoria como MVP del partido.

Defenderse con el esférico y sonsacar a los franceses del choque

Kevin de Bruyne agarró la batuta y comandó a sus socios hacia el frente ofensivo, aunque tampoco tuvo la incidencia a la que nos tiene acostumbrados. Los pupilos de Guardiola amasaron la posesión, atacaron como puñales por los flancos y trenzaron paredes cada dos por tres. Walker fue un vendaval que desconfiguró una y otra vez el pentagrama del técnico argentino. Diferencia más que significativa de los Sky Blues en prácticamente todos los aspectos del juego. 

‘O Rei Mahrez’

Esta cita ha demostrado con creces que Riyad tiene capacidades suficientes para ser un efectivo diferencial. Hasta el momento éramos conscientes de su talento, pero el doblete de anoche le permite escalar posiciones y contar con un mejor caché. Sus llegadas desde segunda línea remacharon el cruce.

En los últimos cinco partidos, el extremo ha estado involucrado en 5 dianas (3 goles y 2 asistencias). A su vez, también batió el récord del argelino con más goles en Liga de Campeones con 9, superando a Yacine Brahimi que hizo 8. La Champions de ‘O rei Mahrez’. 

Segundo gol del Manchester City. Fuente: Twitter de la Liga de Campeones

El pulpo Fernandinho

Sin lugar a dudas, uno de los nombres de la contienda. Normalmente, los futbolistas defensivos no tienden a aparecer en las portadas de los periódicos. En cambio, sí son fundamentales para proteger el resultado. El de Londrina mostró una excelente solidez defensiva, que paralizó y vulnerabilizó a la constelación de estrellas del elenco visitante.  

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here