Duro golpe para el Chelsea