Michel Zabaco, el hombre ascenso