El éxito trae consecuencias al Lille