Grealish y Kane, objetivos que deberán esperar