Enric Gallego, muy cerca del Eibar