Italia (3)1-1(2) Inglaterra: La corona es italiana

Más Leidos

La selección italiana bate su último escollo ante Inglaterra en los penaltis y acaba de conquistar su segunda Eurocopa de su historia

La previa de este partido estuvo marcada por los diferentes incidentes ocurridos en los aledaños de Wembley. Pero, movidas a parte, el campo presentaba un césped perfecto en un día lluvioso en Londres y ambas selecciones se mostraban directas a por el trofeo.

Respecto a cómo llegaron cada una a esta final, ambas tienen algo en común: con el paso de las rondas se encontraban con un camino más pedregoso. Los británicos tuvieron que batir a Alemania en los octavos (2-0), en cuartos a Ucrania (0-4) y a Dinamarca en la semifinal (2-1). Por su parte, los italianos llegaban tras sufrir en la tanda de penaltis con España (1-1 (4-2)), venciendo a Bélgica en cuartos (1-2) y a Austria en octavos (2-1).

Además, respecto a los onces inciales veríamos un solo cambio respecto a las semifinales. Southgate daba entrada en el lateral a Trippier por Saka, donde optaba por una defensa de cinco centrales y dos carrileros. Y por su parte, Mancini decidió optar por los mismos once que le llevaron a la final.

Primera parte: dominio total inglés

El partido comenzaba con una Inglaterra directa a por el trofeo. El equipo de Gareth Southgate buscó desde el primer minuto de juego la portería contraria, donde Italia daba pie al juego inglés manteniéndose muy metida en la media luna de su área.

- Advertisement -

Y, tan solo tuvieron que pasar dos minutos de juego para que Inglaterra se pusiese por delante en la final. Un gran contragolpe dirigido por su delantero Kane, quién abre para Trippier y este pone un centro perfecto, medido, para que Luke Shaw la empalase ante un Donnarumma que no pudo responder ante tal misil. En estos primeros minutos, la Eurocopa hecha por los italianos quedaba hecha añicos.

Para ver la primera ocasión de Italia tuvimos que esperar ocho minutos, donde Insigne se atrevió tímidamente con un disparo lejano. Pero los de Southgate continuaban controlando el partido durante los primeros quince minutos, con llegadas continuas y una presión altísima, donde no dejaban jugar a la neazzura. Además, Jorginho dio el primer susto de la final, cuando sentía unas molestias en su rodilla tras un choque con Sterling y obligaba a Mancini a mandar a calentar a algunos suplentes.

Italia no supo responder al golpe inglés

Pero poco a poco eran los italianos los que tomaban el control del partido. Juego parsimonioso ante un muro que se mostraba férreo como lo ha sido a lo largo de la Eurocopa. Y sería Chiesa, uno de los mejores de su selección en el torneo, quién en una jugada individual sacaría un derechazo que se marcharía lamiendo el poste izquierdo de la portería defendida por Pickford.

Pero, aún así, Inglaterra defendía de manera cómoda el resultado obtenido en los primeros dos minutos. Italia jugaba una y otra vez con las mismas armas, donde lo único que conseguían era chocar con el muro defensivo inglés.

Al descanso, los de Gareth Southgate vencían de manera cómoda en el juego pero con un resultado corto en el marcador. Su juego en los primeros quince minutos les valía para que se mantuviesen por delante, unido a una defensa amurallada que no permitía entrar al ataque azzurro.

Segunda parte: Italia mejoró y forzó treinta minutos más

La segunda mitad comenzaba con los mismos veintidós que acabaron la primera. Además, el juego era totalmente contrario a lo visto en la primera, una Italia lanzada a por el empate pero que se chocaba de manera constante con el muro británico. En los primeros minutos pudimos ver como Sterling reclamó un posible penalti pero que tanto el árbitro como el VAR no vieron contacto suficiente para ello.

Más tarde, y tras introducir dos cambios por parte de Mancini, Insigne atraparía un balón dentro del área pequeña y obligaba a emplearse a Pickford con su disparo. Entrábamos en los últimos treinta minutos, donde Italia debía dar todo obligada mínimo a empatar para forzar el tiempo extra.

Y sería Federico Chiesa quién haría temblar a Wembley, donde en otra gran acción individual obligaba a Pickford a sacar una mano salvadora tras su zurdazo. Y esto hizo despertar a la dormida Inglaterra, que no había aparecido en la segunda mitad. En un gran córner lanzado por Trippier, Stones remataría de manera perfecta donde solo el guardameta italiano evitaría el segundo gol del partido.

Bonucci, soldado de Mancini

En unos minutos donde la veteranía cuenta doble, Italia obtendría un córner donde siempre son favoritos en esta faceta. Y, tras una jugada embarullada en el área, Bonucci empujó a placer el balón al fondo de las mallas y pondría el empate en el marcador. Habían sido mejores en la segunda mitad y así se lo reconocía en el marcador.

Pocos minutos más tarde, sería Berardi quién tendría en sus botas el remontar el partido. En un gran balón en largo, lo empujó demasiado fuerte cuando ya tenía a Pickford batido. Italia estaba subiendo una marcha más e Inglaterra se quedaba atrás.

Ambas selecciones parecían firmar un pacto de no agresión en los últimos diez minutos, donde ninguna de las dos creaba jugadas de peligro. Aquí pudimos ver la inoportuna lesión de Chiesa, quién había sido uno de los mejores de la final y tenía que abandonar el terreno de juego.

Finalmente, a la conclusión de los noventa minutos reglamentarios, Inglaterra no conseguía defender el resultado favorable que se había llevado al descanso e Italia, por su parte, había subido en su juego y conseguían mantenerse en la final.

Primera parte de la prórroga

La primera parte de la prórroga comenzaba con un Mancini que realizaba su cuarto cambio del partido. Aquí daba entrada de nuevo a un ‘9’ puro con Belotti en busca de un gol que les diese el trofeo.

En el minuto 96, Phillips tuvo la oportunidad más importante de devolver la ventaja a Inglaterra. Con una volea que le llegaba tras un córner, no consiguió ver puerta italiana. Y cuando llegábamos al final de la misma, Italia tendría su oportunidad en una jugada individual de Emerson y Pickford tuvo que rechazar milagrosamente cuando Belotti ya se relamía con el gol. Al descanso, se mantenía la igualdad en el marcador.

Segunda parte de la prórroga

La segunda parte del tiempo extra comenzaba con un Belotti que forzaba una falta peligrosa en el borde del área, donde Bernardeschi lograría ver puerta pero su disparo centrado lo atrapaba Pickford. Pero en la siguiente jugada, Donnarumma saldría en falso y provocaría una situación confusa, donde no llegó a rematar Stones.

Jorginho en una entrada muy dura sobre Grealish, con los tacos por delante, se jugaría la tarjeta roja, a tan solo siete minutos para el final. El VAR no llamó al árbitro y sólo le sancionaría con la amarilla. Y por último y ya pensando en los penaltis, Gareth Southgate realizaría dos cambios dando entrada y protagonismo a Sancho y Rashford.

Tanda de penaltis

Italia: Berardi (1-0), Bonucci (2-2), Bernardeschi (3-2).

Inglaterra: Kane (1-1), Maguire (2-1).

Ficha técnica

Goles: Luke Shaw (2′), Bonucci (67′).

Tarjetas: Barrella (47′), Bonucci (55′), Insigne (84′), Chiellini (90+6′), Maguire (106′), Jorginho (114′).

Alineaciones

Inglaterra: Pickford; Shaw, Maguire, Stones, Walker, Trippier; Rice, Phillips, Sterling, Mount y Kane.

Italia: Donnarumma; Di Lorenzo, Chiellinni, Bonucci, Emerson; Barrella, Jorginho, Verratti; Chiesa, Inmobile e Insigne.

Cambios

Inglaterra: Trippier por Saka (70′), Rice por Henderson (73′), Mount por Grealish (99′), Walker por Sancho (119′),Henderson por Rashford (119′).

Italia: Barrella por Cristante (64′), Inmobile por Berardi (64′), Chiesa por Bernardeschi (85′), Insigne por Belotti (90′), Emerson por Florenzi (117′).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Últimas Noticias

Así es la previa del Trofeo Carranza

El Trofeo Ramón de Carranza volverá a ser partícipe donde el Atlético de Madrid es su invitado para esta...

Más articulos como este