Los pequeños mercados, ganadores de la NBA