David Alaba, el nuevo mariscal de la zaga