El eterno debate de los “incidentes de carrera”