¿Cómo encajará Pochettino sus nuevos cromos?