La salida de Griezmann es una incógnita