España, ¿decepción o resbalón?