Dani Olmo, el gran deseo en la capital