Muniain, la pipa de los valores y el puro de la discordia