Dilema granota: ¿Aitor o Cárdenas?