Emre Mor, más fuera que dentro del Celta