Mikkel Damsgaard, el jugador de moda en Europa