El impacto del “terremoto Lukaku”