Marc Cucurella, cada vez más lejos de Brighton