El Levante, un poquito más cerca de la Champions