Ben Mee y James Tarkowski: ¿El fin de una era en Burnley?