Moussa Diaby empieza como un tiro