¿Será este el año de Patrick Schick?