Antoine Griezmann, el retorno del hijo pródigo