El inevitable peso de la vieja guardia en el Alavés