Mariano, un jugador residual