El regreso del Bernabéu acabó en fiesta