Fútbol Histórico: Steaua Bucarest, cuando los humildes tocaban el cielo