Johan Mojica, el avión de Cali