Pedri y Jordi Alba, daños colaterales del dramático debut en Champions