Florian Wirtz, el reflejo del buen momento del Leverkusen