Las rotaciones le salen caras a Escribá