Previa Alavés – Atlético de Madrid: el cruel destino rojiblanco