Previa Rayo Vallecano – Cádiz: Vallecas, un fortín difícil de derribar