Míchel, en la cuerda floja con el Getafe