WTA, un circuito sin dueña y más igualado que nunca